Si su agua huele a aguas residuales, su plomería y suministro pueden contener hierro, algas, bacterias o materia orgánica en descomposición. Este problema puede deberse a la estación del año y puede representar un riesgo para la salud. Durante períodos de uso limitado, el agua puede estancarse y desarrollar estos olores a través del estancamiento y la presencia de bacterias.

Deja un comentario