...
Ordena hoy y recíbelo el December 9th
  • Inicio
  • Conviértete en distribuidor

Conviértete en distribuidor

Corro-Protec fabrica varillas de ánodo eléctricas que se adaptan a todos los calentadores de agua en el mercado.

Al convertirte en un distribuidor autorizado de Corro-Protec, obtendrás acceso a descuentos especiales y añadiremos tu información a nuestro mapa interactivo de distribuidores.

Gracias a nuestros más de 10 años en el negocio, nuestro equipo puede responder a todas tus preguntas y además contamos con entrenamiento gratuito disponible. Tu satisfacción está garantizada. Si no puedes vender nuestros productos o acaban por no gustarte, los aceptaremos de regreso.

Conviértete en distribuidor

Dirección de Negocios(Required)
Nombre


Recibe un kit de arranque gratuito.

Tu kit de arranque gratuito incluye:

  • 1x varilla de ánodo Corro-Protec
  • Lista de precios para minoristas
  • Folletos promocionales
  • Información de acceso para el sitio de distribuidores

¿Por qué ofrecer Corro-Protec a tus clientes?

  • Duplica la vida útil de calentadores de agua
  • Elimina el olor a huevo podrido
  • Reduce la acumulación de cal
  • Producto con alto margen de ganancias
  • Fácil de vender e instalar
  • Garantía de 20 años
  • Envío gratis
  • 4.6 / 5 en +3800 evaluaciones

¿Cómo funcionan las varillas de ánodo de magnesio?

Las varillas de ánodo de magnesio se ‘sacrifican’ para proteger al calentador de agua. Como la corrosión siempre ataca primero a los metales débiles, el ánodo de magnesio se corroe hasta consumirse aproximadamente en un 50%. Después de eso, el tanque comenzará a oxidarse al mismo tiempo que el ánodo terminará de corroerse.

Para una protección óptima, los clientes tienen que reemplazar el ánodo de sacrificio una vez al año. Estas varillas también crean una acumulación de sedimentos al fondo del tanque.

¿Cómo funciona el ánodo de Corro-Protec?

El sistema de Corro-Protec consiste en varillas de ánodo eléctricas. Cuando el cable rectificador se conecta a la toma de corriente más cercana, la varilla en el tanque suministra una pequeña corriente al calentador de agua. Esta corriente detiene completamente la pérdida de energía de todos los metales a los que está conectado el suelo. Y con ello se evita por completo el proceso de corrosión.

Como el ánodo está hecho de titanio, no se desintegra con el tiempo ni requiere mantenimiento.